ago 29 2008

El ‘gordo del ascenso’

2892279.jpgSocio del Sporting desde hace ya 26 años celebró la fecha del ascenso a Primera comprando varias series del número 15608 Si es verdad el dicho de que quien la sigue la consigue, a Manuel Luis García Bernardo, Cuqui para sus numerosos amigos alleranos y ovetenses, será uno de los afortunados en el sorteo navideño de la lotería. En concreto, con el número 15.608. Le suena? Es la fecha en la que el Real Sporting de Gijón consiguió de nuevo el ascenso a la Primera División metiéndole dos goles al Eibar.

Cuqui , socio número 2.191 del equipo rojiblanco desde hace ya 26 años, fervoroso ocupante del Palco Bajo número 17 y orgulloso poseedor de diez acciones del club, sintió en ese momento sonar el cuerno de la fortuna y, ni corto ni perezoso, se fue al día siguiente a buscar el “número del ascenso” a una administración lotera de Oviedo. Pero, nada que hacer. “Pruebe usted en Sevilla o Madrid”. Llamó a los indicados despachos de lotería y descubrió que, en ambos casos, sendas peñas estaban abonadas al número buscado, con lo que seguía sin poder hacerse con él. Con paciencia, y pensando que en Navidad se emiten más series que durante el resto del año, logró descubrir otros tres destinos. Riaño, en León, Santander, capital, y Castro Urdiales, igualmente en Cantabria. En esa localidad, al fin, en La Macarena , pudo hacerse con 1.000 euros del anhelado número.

Y qué hará si le toca?. Lo tiene claro. “Recorrer el mundo, continente a continente”. Y ayudar a la sociedad de Los Humanitarios de San Martín, de su Moreda natal, “a cuya presidenta haré entrega de un décimo ya en estos días”.

Coleccionista inveterado, y apasionado por el fútbol, entre sus tesoros temáticos no podían faltar entradas singulares, como las del encuentro Milán-Sporting del 16 de septiembre del 1987, 1.200 pesetas de aquella y un gol de Jaime a favor del equipo asturiano, y la del 24 de este mes, 60 euros y dos goles de Barral y Urbilic, igualmente a favor del club gijonés. La exposición de recuerdos incluye fotografías dedicadas de Quini, en el homenaje que se le deparó al cumplir sus 50 años, y también en el que se le dió recientemente. No faltan los mundiales, ni carnets de socio de principios del pasado siglo.

A Cuqui le sobra confianza en el equipo de sus colores. “Este año vamos a quedar en el puesto 9, y vamos a jugar la UEFA hasta última hora, como hace 31 años, cuando también ascendió a primera, ganando al Real Oviedo con goles de Quini y Ferrero”. Pero su corazón de hincha no disminuye la generosidad de su espíritu allerano. “Sin bromas, deseo fervientemente volver a ver al Oviedo en Primera”, afirma, seguramente para poder seguirlo en sus partidos fuera de Asturias “como tantas veces hice”. La anécdota no se hace esperar. Se fue una vez a Salamanca, con la peña José Manuel , y se alojaron en el mismo hotel que los jugadores del Real Oviedo. Allí coincidieron, en las celebraciones previas, con el entonces presidente azul, Eugenio Prieto, quien al ver a tan fervorosos aficionados invitó rápidamente a una ronda. “Cuando pusieron las copas –se ríe Cuqui –, le dijeron a Eugenio que acababa de invitar a uno del Sporting; como no se lo creía tuve que sacar el carné y se llevó un susto tremendo al tener un infiltrado en el convite”. Aquél infiltrado espera ahora haberle colado un gol al gordo de Navidad.


casas